Enseña Uruguay

Voces Alumni #5

Voces Alumni #5

«Mi nombre es Martín Leis y actualmente estoy trabajando en CEC Bella Italia, en el horario matutino y me desempeño como profesor del taller de informática.

Básicamente mi tarea fundamental es lograr que los y las estudiantes adquieran habilidades sociales que les permitan continuar su proceso educativo en otras instituciones, a su vez tengo la tarea que desarrollen el pensamiento computacional y aprendan a programar.

La pandemia en el ámbito laboral nos presentó múltiples desafíos, tanto sea como equipo multidisciplinario como en forma personal. Fue muy difícil (en todo momento) lograr la certera comunicación con el total de estudiantes. Esta situación nos obligó a plantear distintas estrategias para lograr el cometido de mantener el vínculo con las y los estudiantes.

En particular, en nuestro centro, las personas inscriptas o sus familias, muchas veces no cuentan con los recursos necesarios para lograr la comunicación. Encontramos desde los casos en los que no tienen al alcance una computadora, hasta los que no tienen conexión o que quedaron sin energía eléctrica por causa de una lluvia o la crecida de una cañada (cosa que nos pasó). Sin mencionar las pérdidas sufridas por muchas familias a causa de estas situaciones climáticas, que, por otra parte, son reiteradas a lo largo del año.

Por otro lado, también tuvimos que poner el foco en la ayuda que se le pudo brindar a cada familia que lo solicitó. Desde el aporte y recolección de dinero por parte de los trabajadores del CEC, hasta la recolección, el armado y la entrega de las canastas que AFUTU donó para ayudar durante la cuarentena (incluso hasta la semana pasada). Todo esto requiere un trabajo de logística intensa que llevó varias horas de esfuerzo.

Aunque dicho así suena fácil, fue muy difícil ajustarse a los protocolos para garantizar el cuidado mutuo. Desde la compra de tapabocas para todas las personas (docentes, administrativos y estudiantes), hasta la compra de dispensadores de alcohol en gel, alfombra para la entrada, y una larga fila de etcéteras. Sin mencionar lo incómodo que fue manipular los productos a entregar previo lavado y cuidado en todo momento, hasta el respeto de la distancia social sugerida.

Sin embargo, casi el 100% de las personas que allí trabajamos nos entendimos, discutimos, expusimos ideas y propuestas, y en definitiva nos aprendimos a conocer, a interactuar y nos afianzamos como equipo.

Un día volvió la presencialidad y nuevamente volvimos al contacto con nuestros estudiantes, con la alegría y las ganas recargadas, aunque no es lo mismo, creo que todas las personas que trabajamos ahí y en los miles de centros de enseñanza de nuestro país, aprendimos muchísimas cosas de la pandemia y estoy seguro que volvimos más convencidos aún de que, lo que hacemos, le cambia la vida a las personas y que nuestro deber y obligación es atender y escuchar cualquier requerimiento que venga desde nuestros estudiantes.»

Martín Leis

Alumni 2016

Integrante de la Red Global de Educación Teach For All.